jueves, 28 de diciembre de 2017

LA NOUVELLE THEOLOGIE NUEVA TEOLOGÍA ... VIEJO MODERNISMO



La “Nueva Teología” (o en Francés, la “Nouvelle Théologie”) fue un movimiento teológico que fue fundado en Bélgica en los años 30, que buscaba crear un nuevo modelo de teología más acorde y accesible al mundo contemporáneo, dejando de lado el intelectualismo aristotélico-tomista, y comprender la Revelación en forma vivencial, o como decían ellos mismos: “Para la elaboración y construcción de la Teología como hoy se enseña se han empleado sistemas filosóficos griegos, particularmente el aristotelismo. ¿No será posible en nuestros días armar otra Teología, moderna, sin dejar de ser católica, pero elaborada según las tendencias y esquemas conceptuales del evolucionismo, el idealismo, el historisismo o el existencialismo?” (Comentarios a la Encíclica “Humani Generis”, Desclée de Brouwer, Bilbao 1952, pag. 256). 

FIG.1 - HEREJES CONGAR Y CHENÚ 

Según ellos, la Teología no debería ser tan racional, sino más bien la realización de los misterios de Dios, una experiencia de la fe mediante la participación existencial, o sea, debíase dejar atrás la razón para entender las cosas de Dios e ir a la vivencia; renovar la Teología actualizándola y adaptándola a las exigencias científicas filosóficas y críticas de nuestro tiempo. Y la Revelación, no la entendían como el Mensaje de Dios dado a los hombres, sino la Manifestación de Cristo en medio de ellos.
Esta corriente se inició en los albores del siglo XX, principalmente por los trabajos del P. Ambroise Gardeil O.P. (1909) y Pierre Rousselot S.J. (1910), pero no llegó a posiciones realmente objetadas sino en los años 1937 y 1938 con la publicación de “Une école de Théologie. Le Saulchoir” del P. Marie-Dominique Chenu O.P. y de “Essai sur le problème théologique” del P. Louis Charlier. La Escuela “Le Saulchier” (El saucedal) fue protagonizada por herejes modernistas como Pierre Teilhard de Chardin, Henri de Lubac, Jean Daniélou, Yves Congar y el referido Chenu; aunque el que le dio el nombre de “Nueva Teología” fue su máximo contradictor, el dominico Réginald Garrigou-Lagrange, quien alertó que eran una manifestación del modernismo condenado por San Pío X.


El 4 de febrero de 1942, el Santo Oficio puso por decreto las obras de Chenu y de Charlier en el Índice de los Libros Prohibidos, dándosele por primera vez el nombre de “Teología nueva” a dichas tendencias:
“De allí se pone de manifiesto que la Teología nueva que los escritores introducen y propugnan… no propone nada de cierto y de constante que proporcione el fundamento para construir una nueva doctrina más acomodada a las necesidades que hoy existen” (Actas de la Sede Apostólica, 34 (1943) 37 y 148). 

   FIG. 2 -  HEREJES RATZINGER Y CONGAR

Y en 1943 dijo:
“Aun cuando no se atreven a hablar todavía de una nueva Teología, por lo menos no se ruborizan en hablar sobre la nueva tendencia en la Teología”.
El 17 de septiembre de 1946, Pío XII en persona se refirió al asunto diciendo a los Padres Jesuitas que se habían reunido en congregación general para elegir a sus superiores generales:
“A todos y cada uno de los que tienen la ocupación de enseñar, de palabra o por escrito, la Teología, las Sagradas Escrituras, las demás disciplinas eclesiásticas y también la Filosofía suene muy alto la voz del Apóstol: “¡Oh Timoteo!, guarda el depósito de la fe, dando de mano a las profanas palabrerías y contradicciones de la mal llamada ciencia” (I Tim. 6, 20). Cierto es que en el planteamiento de las cuestiones, en el desarrollo de los argumentos, en la elección del estilo y género literario, conviene que con prudencia se acomoden, en el decir a la mentalidad y al gusto de su siglo. Pero lo que es inmutable nadie lo turbe ni pretenda cambiarlo. Muchas cosas se han dicho pero sin fundamento suficientemente razonado sobre la “nueva Teología” (Pío XII también la llama así aquí), que evoluciona simultáneamente a una con todas las demás cosas humanas, siempre en marcha, sin llegar nunca. Si tal opinión se admitiera, ¿a qué se reducirían los dogmas católicos que nunca cambian? ¿Qué sería de la unidad y estabilidad de la fe?” (Actas de la Sede Apostólica, 38 (1946) 384-385).

Cinco días más tarde, el 22 de septiembre de 1946, Pío XII dirigió un discurso a los Padres Dominicos reunidos para elegir a su superior general, diciendo:
“Se ponen ahora en tela de juicio los mismos principios de la Filosofía y los fundamentos de la Teología, que toda razón y disciplina, si en realidad y de nombre se estiman por católicos, reconocen y veneran. Se trata de la ciencia y de la fe, de su naturaleza y relaciones mutuas, se trata de la misma base sobre la cual descansa la fe y que ningún juicio de censura debe tocar.
 Trátase de las verdades reveladas por Dios y se pregunta si la mente humana puede penetrar en ella con nociones ciertas y deducir de ellas otras verdades. Para decirlo en pocas palabras, lo que se discute es si lo que Santo Tomás de Aquino edificó, fuera y por encima de todo tiempo, reuniendo y reduciendo a síntesis los elementos que cultivadores de la sabiduría de todos los tiempos lograron alcanzar, si esa obra del Angélico descansa sobre roca firme, si es perpetuamente actual y valedera, si sirve aún hoy para proteger y defender el sagrado depósito de la fe católica, si es utilizable, además, para orientar con seguridad y moderación los nuevos progresos de la Teología y Filosofía. La Iglesia afirma que si…” (Actas de la Sede Apostólica, 38 (1946) 387).

FIG. 3 - HEREJES KARL RAHNER Y RATZINGER 

El 12 de agosto de 1950, Pío XII publicó la Encíclica “Humani Generis” en que trata más a fondo los problemas fundamentales de la nueva tendencia demostrando “la incompatibilidad, la inconciliabilidad del inmanentismo, del idealismo, del materialismo histórico y dialéctico y del existencialismo con el dogma católico”.
La “Nueva Teología” quería echar mano de las ciencias terrenas para interpretar la Revelación, rechazando la sólida doctrina del Angélico Santo Tomás de Aquino. Pero como sucedió posteriormente, el Vaticano II borró de un plumazo la condenación a esa corriente modernista, adoptándola como fundamento para sus documentos oficiales. Y cómo no extrañarlo, siendo que el Concilio fue dominado por los progresistas alemanes (encabezados por Frings, Küng, Rahner, y Ratzinger Tauber).

TODO ESTO SUCEDIÓ EN EL CONCILIO VATICANO II, HOY ES CRISIS

La crisis moderna en la Iglesia es apostasía, y para averiguar sus orígenes tendremos que ir atrás pre-concilio. Dios y la Inmaculada Madre nuestra nos guarde ante tanto engaño sutil judeo-masónico y de los iscariotes modernistas, no nos queda de otra volver a la Sagrada Tradición. Amén.
 fACEBOOK

miércoles, 27 de diciembre de 2017

EL SEXO ORAL Y ANAL EN LOS CRISTIANOS -¿ES PECADO ?



Esta clase de temas que para muchos es un tabú, pero que también es necesario responder a esta clase de preguntas, que surgen en el mundo cristiano y secular. Trataremos de responder esta pregunta a la luz de la palabra de Dios.

Para muchos el sexo oral y anal es permitido, siempre y cuando se practique dentro del vínculo del matrimonio, muchos lo ven normal en una sociedad cada día más “liberal y moderna”.
¿Pero será esto agradable a Dios?, ¿Que dice la Biblia sobre esto?

Quiero aclarar que no hay ningún mandato explícito y directo en la Biblia que diga “No tendrás sexo oral y anal porque es pecado”. Pero si tenemos abundancia de principios que prueban que Dios condena este tipo de actos. Analicemos algunos:

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” Hebreos 13:4 

La palabra honroso significa, algo santo, algo sagrado. El matrimonio y el acto sexual es algo sagrado para Dios (Génesis 1:27,28). Pero el matrimonio se pervierte cuando sólo sirve para propósitos indignos e inmorales, y pierde la cualidad de ser “honroso y santo”.

“que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;” 1 Tesalonicenses 4:4-5

Concupiscencias se podría traducir como lujuria o deseos pervertidos. Dios llama a tratar las relaciones sexuales en santidad y honor. Y añade; no como los gentiles que no conocen a Dios.
La lascivia es otra palabra sinónima para referirse a una persona pervertida en acto sexual, la lascivia es un fruto de la carne, según el apóstol Pablo.

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,” Gálatas 5:19

Desde esta perspectiva podemos afirmar que el sexo oral y anal es pecado. La misma naturaleza nos enseña, el ano fue creado para excretar materia fecal, no para introducir algo dentro, es el mismo principio usado con el homosexual, una desviación sexual. La mujer que permite esto, se ha trasformado en un objeto sexual, más que una esposa. En otras palabras están actuando peor que un animal, porque hasta hoy en día los animales se reproducen de forma normal y natural.

Hablando del acto oral, los análisis clínicos y médicos afirman que una buena parte de enfermedades en la boca es por causa del sexo oral, una buena cantidad de microbios y bacterias se acumulan en los órganos genitales masculinos y femeninos.

Basados en lo citado anteriormente, el sexo es tan santo y puro para Dios, que en el mismo acto está presente Dios, pues Dios está donde existe santidad (Proverbios 5:15), no nos podemos imaginar que Dios estará presente en un sexo anal y oral.

El sexo oral, el sexo anal, se considera entre los aspectos de la sodomía, término que proviene de sodomita, y para referirse a toda clase de depravación sexual. El sexo y el matrimonio son sagrados y benditos, y no debe de pervertirse o degradarse. Muchos usan el matrimonio como matiz para para ocultar todo tipo de depravación.

Los hijos de Dios que se preparan para la patria celestial evitarán esta clase de perversidad, Pablo dice:
“Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.” Colosenses 3:5-7



Principio del formulario


 FACEBOOK


miércoles, 20 de diciembre de 2017

KARL RAHNER EL HEREJE DE LOS "CRISTIANOS ANÓNIMOS"


Mi padre espiritual, el último, el gran Padre Gommar A. DePauw, JCD, el primer  Tradicionalista y además  perito (es decir, “experto teológico”) en el Concilio Vaticano II, combatió a los modernistas junto al Obispo Blaise Kurz y al cardenal Ottaviani. Fundó el “Movimiento Tradicionalista Católico” en 1964. Cuando  le pregunté cómo la inmensa mayoría de los obispos habían apostatado en el Vaticano II, su respuesta fue clara y concisa: “Uno no llega a ser un caradura de la noche a la mañana.” Nunca se han dicho palabras más acertadas. Muchos tradicionalistas piensan que todo era estupendo antes del Concilio (1962) o al menos antes de la muerte del Papa Pío XII en 1958.  El Modernismo,  la “síntesis de todas las herejías”, se había estado gestando desde hacía bastante tiempo. Gracias a los esfuerzos del gigante eclesiástico, el Papa San Pío X, fueron echados  de la vista de todos  pero permanecieron escondidos, sin embargo no habían sido erradicados. Eran maniobreros  y astutos,  como su señor Satanás, y esperaban  el momento oportuno para atacar de nuevo.  Ellos hicieron todo lo posible para pervertir a los miembros de la jerarquía con las falsas enseñanzas y principios del Modernismo. Uno de estos lobos con piel de cordero fue el  archi-hereje P. Karl Rahner. Pocas personas saben que mereció ser llamado la “cabeza pensante del Concilio Vaticano II” y que fue la fuerza impulsora del ecumenismo; especialmente con la idea de la salvación universal. Son relativamente pocos los que han oído hablar de este hombre, y menos aún de darse cuenta del impacto que tuvo tanto en la creación de la secta del Vaticano II, así como en la reacción habida a sus nefastas ideas en el bando opuesto, el  del Fenneyismo. Me he decidido a escribir este post para beneficio de todos aquellos  que deberían recordar el axioma de “Conoce a tu enemigo.”

Comienzos de Rahner

Karl Rahner nació el 5 de marzo de 1904 en Freiberg, Alemania. Fue ordenado sacerdote jesuita el 26 de julio de 1932. En el siglo XX (que comienza a finales de 1930), con  Rahner, junto con los teólogos Henri de Lubac, Pierre Teilhard de Chardin, Hans Urs von Balthasar, Yves Congar, Hans Kung, Edward Schillebeeckx , Marie-Dominique Chenu, Louis Bouyer, Jean Daniélou, Jean Mouroux y Joseph Ratzinger (más tarde “Papa” Benedicto XVI) comenzó el movimiento neo-modernista que despreciaba al neo-escolasticismo que había servido tan bien  a la Iglesia. El movimiento fue llamado “Nouvelle Theologie” (“Nueva Teología”) por el gran teólogo antimodernista Reginald Garrigou-Lagrange,  llamado a menudo despectivamente “monstruo sagrado del tomismo” por sus enemigos, debido a su amor por la filosofía de Santo  Tomás de Aquino y por su odio al modernismo. En 1946, el Padre Garrigou-Lagrange escribió una crítica mordaz contra este movimiento (que le gustaba llamarse a sí mismo  ressourcement  — “vuelta a las fuentes “), al manifestar que estaban “volviendo al pensamiento patrístico.” Garrigou-Lagrange demostró que los teólogos del movimiento no “volvían a las fuentes”, sino que se desviaban de la larga tradición teológica de la Iglesia Católica, creando así la “nueva teología” que les es propia, y un disimulado resurgimiento del Modernismo. En 1950, el Papa Pío XII  les salió al paso con su gran encíclica Humani Generis condenando muchos de sus errores, como el rechazo de las formulaciones dogmáticas tradicionales que surgieron a lo largo de la historia de la Iglesia, resultado de la teología escolástica, así como la re-interpretación del dogma católico de un modo incompatible con la tradición, cayendo  en el error del relativismo dogmático y la crítica de los textos bíblicos de una manera desviada de los principios de la hermenéutica bíblica señalados  por sus predecesores (principalmente  por el Papa León XIII).
De los  “cristianos anónimos” de Rahner y el Vaticano II
Casi todos los teólogos de la “nueva teología” estaban bajo sospecha de Modernismo por la Suprema Sagrada Congregación del Santo Oficio bajo el cardenal Ottavianni. Rahner no fue la excepción. Antes de la muerte del Papa Pío XII, el cardenal Ottaviani intentó sin éxito por tres veces convencer al enfermo Pontífice para que fuera excomulgado. En noviembre de 1962, “el papa” Juan XXIII nombró a  Rahner  perito en el Concilio Vaticano II. Fue así cómo el hereje Rahner tuvo franco acceso al Concilio  teniendo así muchas oportunidades de compartir su herejía con los obispos. La influencia de Rahner en el Concilio Vaticano II fue generalizada, siendo posteriormente elegido como uno de los siete teólogos que desarrollarían  la Lumen Gentium, la Constitución dogmática sobre la Iglesia, la cual creó la secta del Vaticano II con su, merecedora de condena,   nueva eclesiología:  La Iglesia de Cristo no sería idéntica a la Iglesia Católica Romana, sino una entidad separada que “subsiste en” la Iglesia Católica, así como en las falsas sectas.
De esta falsa noción de la Iglesia provino la herejía más infame de Rahner, la de los  “cristianos anónimos”. Según Rahner:
“Cristianismo anónimo significa que una persona puede vivir en la gracia de Dios y alcanzar la salvación fuera del cristianismo explícitamente considerado. Pensemos en un monje budista … que siguiendo su conciencia, alcanza la salvación y vive en gracia de Dios; de él hay que decir que es un cristiano anónimo, si no lo aceptamos habría que suponer que existe un auténtico camino  para alcanzar la salvación que simplemente no tiene nada que ver con Jesucristo… Sin embargo yo no puedo decir eso… Por lo que si se mantiene que todo el mundo depende de Jesucristo para la salvación, y  al mismo tiempo, si se acepta que muchos viven en el mundo sin haber expresamente conocido a Jesucristo, entonces,  en mi opinión, no queda más remedio que aceptar el postulado de un cristianismo anónimo. “(Karl Rahner en Diálogo, p. 135)
Esto fue codificado en el herético Catecismo de la “Iglesia” Católica (sic) cuando citando Lumen Gentium, dice :

“El plan de salvación abarca también a aquellos que reconocen al Creador. En primer lugar están los musulmanes, los cuales profesan tener la fe de Abraham, y junto con nosotros adoran al Dios único y misericordioso que juzgará a la humanidad en el último día. “(Véase el Catecismo de la Iglesia Católica,  Nueva York:. Doubleday, 1995, nn 839-848)
Nosotros no adoramos al falso “dios” de los mahometanos — “Alá”.
En el documento Dominus Iesus (2000) -escrito por Ratzinger y   (falsamente) tenido por documento “conservador” entre los miembro de la secta del Vaticano II – y que es ponderado como una “reafirmación” de la Iglesia Católica como la única y verdadera Iglesia, está, en realidad, penetrado hasta el fondo  por una herejía  inspirada  en Rahner:

Sin embargo, Dios, que quiere llamar a todos los pueblos a sí mismo en Cristo y comunicarles la plenitud de su revelación y amor”, no deja de hacerse presente de muchas maneras, no sólo a los individuos, sino también a pueblos enteros a través de sus riquezas espirituales, entre las que  sus religiones son la expresión principal y esencial, incluso cuando contienen ‘lagunas, insuficiencias y errores’ “. Por lo tanto, los libros sagrados de otras religiones, que de hecho alimentan y guían la existencia de sus seguidores, reciben del misterio de Cristo aquellos elementos de bondad y gracia que contienen “.
En otras palabras, las falsas sectas y sus falsos libros / enseñanzas, simplemente tienen “lagunas, insuficiencias y errores”, y sin embargo contienen “elementos de la bondad y gracia” del “misterio de Cristo”, los cuales “nutren y rigen” la existencia de sus seguidores. De acuerdo con el concepto de “Cristianismo Anónimo”, el “misterio de Cristo” está contenido en diversos grados en las religiones no católicas. Por lo tanto, la salvación también está disponible en las demás (falsas) religiones. En este documento se afirma de manera ostentosa que el catolicismo es el único camino de salvación. Sin embargo, también dice que Jesús está  (aunque de manera imperfecta) en otras sectas, incluidas  las que ni siquiera reconocen a Jesucristo como Dios o niegan a Jesús (Judaísmo), o ven en Él a un simple profeta (el Islam), o a un maestro iluminado (budismo), o incluso no le invocan   o no saben  nada de él (vudú, Wicca, el animismo, etc.). Pero estas concepciones de Jesús no es que sean simplemente revelaciones imperfectas de Jesús, sino que son, en realidad, varias formas de negar a Jesucristo.

Teniendo esto en cuenta, puede explicarse cómo surgieron los Fenneyitas. Fue una reacción a las herejías  de la “Nueva Teología”, que enseñaba que el  “bautismo de deseo” da seguridad a cualquiera. A esta falsa noción del bautismo de deseo , como también al bautismo de deseo entendido correctamente se opuso Leonard Feeney. Fue una reacción extremada y exagerada que negaba el bautismo de deseo incluso cuando se entiende apropiadamente. Lo cual le condujo a la herejía (Feeneyita ).  Fue contra una falsa  (herética) y distorsionada noción del bautismo de deseo contra la que reaccionó Leonard Feeney . Esto lo condujo a la herejía de negar absolutamente el bautismo de deseo para defender la verdad de que  “no hay salvación fuera de la Iglesia.
Rahner en sus propias palabras heréticas
Las siguientes citas están tomadas del libro,  Karl Rahner en Diálogo sus palabras están  en rojo:

¿Cómo caracterizaría la teología neoescolástica antes del Concilio Vaticano II?
Rahner: Fue  “una especie de mentalidad defensiva, una cierta inflexión defensiva de la Iglesia sobre sí misma y contra el mundo … La Iglesia ciertamente tuvo un gran éxito misionero, pero de hecho, sólo fue mediante la exportación de la cristiandad europea occidental a todo el mundo … también creo que se puede decir que la filosofía y la teología neo-escolástica, por todos sus logros, están hoy en día bastante pasadas de moda. 
“¿Cree usted que el Espíritu Santo obra a través de otras religiones ?
Rahner: “Por supuesto.”
¿Qué piensa usted acerca de la cuestión de la ordenación de mujeres?
Rahner: “Cuando salió hace unos años  la declaración del Vaticano contra la ordenación de mujeres (incluso en el futuro), publiqué un artículo diciendo que no me convencía.  (Por supuesto, no era una definición infalible). Roma está enrocándose en su posición,  me parece a mí, posicionándose en contra de lo que uno que uno debería  admitir tranquilamente como algo no tan malo. 
“¿Qué pasa con el celibato clerical?
Rahner: “La obligación de la Iglesia de proporcionar clero en número suficiente es de derecho divino y tiene prioridad sobre la ley del deseable celibato eclesiástico. Si, en la práctica, no se puede obtener un número suficiente de sacerdotes en un entorno cultural determinado sin abandonar el celibato, la Iglesia debe suspender la ley del celibato, al menos allí. 
“Ahí lo tienen amigos. Un hereje rabioso predicando la salvación universal. Murió en 1984, justo cuando acababa de cumplir 80 años. Me estremezco cuando pienso en el probabilísimo destino de su alma, y en los millones de almas que con su ayuda han caído a plomo en el infierno.
En el mundo de hoy no hay ya pecados sino sólo deficiencias de carácter. Hay sólo “adicciones” y “enfermedades” que obligan a un mal comportamiento. Por lo tanto, cuando el ex gobernador de Nueva York Eliot Spitzer fue sorprendido frecuentando una casa de prostitutas, él no era un pecador adúltero que necesitaba arrepentirse,  él era simplemente un “adicto al sexo.” Fue a “Sexo-Adictos Anónimos” y después fue elegido gobernador de NY sólo cinco años más tarde.
La gente parece tener compasión y amor a una pobre “víctima”. Ahora alguien puede ser un delincuente en la Bolsa, y sin embargo, ser querido, a pesar de ello, si usted aduce en su defensa una compulsión.
Tal vez la secta del Vaticano II pueda ir más allá de sus “cristianos anónimos” y se convierta en un grupo  de “Herejes Anónimos” por lo que ya no tendrán que fingir ser católicos. Puedo  imaginar la  primera reunión. Un viejo con una sotana blanca se levanta y dice: “Mi nombre es Jorge, y yo soy hereje.” A lo que la gente mundana respondería : De  todos modos, Jorge, te queremos”
De Introibo ad altare Dei (INGLES)
 FACEBOOK

viernes, 17 de noviembre de 2017

LA HEREJÍA ANTILITÚRGICA


LA HEREJÍA ANTILITÚRGICA

Para dar una idea de los estragos de la secta antilitúrgica, nos parece necesario examinar lo que los pretendidos reformadores de la Cristiandad han estado haciendo durante tres siglos, presentar un cuadro integral de sus hechos y su doctrina de “purificar” el culto divino.

Nada podría ser más instructivo e indicado para ayudar a comprender las causas de la rápida propagación del protestantismo. Veremos así la sabiduría diabólica en acción, dando golpes certeros, y provocando infaliblemente enormes consecuencias.

La primera característica de la herejía antilitúrgica es el odio a la Tradición tal como se encuentra en las formulas usadas en el culto divino.
…Cualquier sectario que quiere introducir una nueva doctrina se encuentra, infaliblemente, enfrentando con la liturgia, que es tradición en lo más firme y en lo mejor, y no puede descansar hasta haber silenciado esa voz y haber arrancado esas páginas que recuerdan la fe de siglos pasados. En realidad ¿Cómo pudieron el luteranismo, el calvinismo, el anglicanismo, establecerse y mantener su influencia sobre las masas?
Todo lo que debieron hacer fue sustituir nuevos libros y nuevas fórmulas,
( la Novus Ordo Missae de Paulo VI introducido en 1969 ) y su obra estuvo hecha. Ya no habría nada que molestara a los nuevos maestros; podían seguir predicando como quisieran; desde ese momento, la fe de la gente estaba indefensa…

…el segundo principio de la secta antilitúrgica: sustituir las fórmulas de las enseñanzas eclesiásticas con lecturas de las Sagradas Escrituras…Desde hace muchos siglos sabemos que la preferencia dada por todos los herejes a las Sagradas Escrituras, por sobre las definiciones de la Iglesia, no tiene otra razón que facilitar que la palabra de Dios diga todo cuanto ellos quieren que diga y manipularla a voluntad…

El tercer principio de los herejes concerniente a la forma de la Liturgia es, habiendo eliminado las formulas eclesiásticas y proclamando la absoluta necesidad de usar solamente las palabras de la Escritura en el culto divino, y habiendo visto que la Sagrada Escritura no se somete siempre a todos sus propósitos como ellos quisieran, su tercer principio, decimos, es fabricar e introducir varias fórmulas llenas de perfidia, por las cuales la gente es movida a engaño con mayor seguridad y así será consolidada en los siglos próximos toda la estructura de la impía reforma…todos los sectarios  sin excepción empieza con la reivindicación de los derechos de la antigüedad. Quieren extirpar del cristianismo todo cuanto los errores y pasiones de los hombres le han insertado, todo cuanto es “falso” e “indigno de Dios”. Todo lo que quieren es lo primitivo y pretenden volver así a la cuna de las instituciones cristianas. Así ese fin podan, borran, cortan; todo cae bajo sus golpes, y cuando se espera ver reaparecer la pureza original del culto divino, uno mismo se encuentra cargado con fórmulas que datan de la noche anterior y que son incuestionablemente humanas, dado que el que las creo esta aún vivo…Puesto que la reforma litúrgica es llevada a cabo por los sectarios con la misma finalidad que la reforma del dogma, de la cual es su consecuencia…se sienten llevados a quitar de la Liturgia todas las ceremonias, todas las fórmulas que expresen los misterios…No más sacramentos, bendiciones, imágenes, reliquias de santos, procesiones, peregrinaciones, etc. No más altar, solamente una mesa; no más sacrificio, como en toda religión, sino solo una comida…

Dado que la reforma litúrgica tuvo uno de sus principales objetivos la abolición de los actos y fórmulas de significado místico, es una lógica consecuencia de ello que sus autores deban reivindicar el uso del vernáculo en el culto divino. A los ojos de los sectarios este es un punto importantísimo. El culto no es cosa secreta. La gente, dicen, debe comprender lo que canta. El odio al latín es innato en el corazón de todos los enemigos de Roma. Lo reconocen como el vínculo entre todos  los católicos en todo el universo, como el arsenal de la ortodoxia contra todas las sutilezas del espíritu sectario. Lo consideran el alma más eficaz del Papado. El espíritu de rebeldía que los lleva a confiar la oración universal al idioma de cada pueblo, de cada provincia, de cada siglo, ha dado por otra parte sus frutos y los reformados mismos perciben a cada momento que los católicos, a pesar de sus oraciones en latín, saborean mejor y cumplen con mayor celo que los protestantes los deberes del culto. En las iglesias católicas el culto divino se lleva a cabo  toda hora.

El fiel católico que asiste a él dejar su lengua materna en la puerta. Fuera del sermón no oye más palabras que misteriosas que, incluso, no son oídas en el momento más solemne del Canon de la Misa. Sin embargo, este misterio le encanta de tal modo que no siente celos de la suerte de los protestantes, aunque estos no oigan una sola palabra sin percibir su significado…Debemos admitir que el haber declarado la guerra a la lengua sagrada ha sido un golpe maestro del protestantismo. Si alguna vez tuviera éxito en destruirla estaría ciertamente en el camino de la victoria.

Expuesta a miradas profanas, como una virgen que ha sido violada, desde ese momento la Liturgia ha perdido mucho de su carácter sagrado, y muy pronto la gente pensara que ya no vale la pena dejar de lado una tarea o un entrenamiento para ir a oír lo que se dice de la misma manera que el mercado.

Al arrancar de la Liturgia el misterio que humilla a la razón, el protestantismo tuvo cuidado de no olvidar su consecuencia práctica, esto es, la liberación del esfuerzo y agobio del cuerpo impuesto por las reglas de la Liturgia papista. Ante todo, basta de ayuno, basta de abstinencia, basta de genuflexiones en la oración… Estas son las principales máximas de la secta antilitúrgica. Ciertamente, no hemos exagerado en ningún sentido. Todo cuanto hemos hecho ha sido revelar las doctrinas centenares de veces profesadas en los escritos de Lutero, Calvino, los ciento un signatarios de Magdeburgo, de Hospinien, Kemnitz, etc.

Esos libros son de fácil consulta. Es decir, que lo que resulta de ellos es visible a los ojos de todo el mundo. Hemos creído útil arrojar una luz sobre los principales rasgos del sectarismo. Es siempre provechoso conocer el error…Toca ahora al lógico católico sacar las conclusiones.

                                                                           Dom Prosper Guerenger O.S.B.
Instituciones Litúrgicas, 1840.

FUENTE: REVISTA ROMA
                AÑO XVII, N° 79 – BUENOS AIRES – SEPTIEMBRE 1983.

                PAGS. 50-52.

 fACEBOOK